Vivir más y mejor

Vivir más y mejor

¿Existe bien más preciado que una vida larga y sana?

Talvez sea uno de los motivos principales que ha movido al hombre de ciencia a lo largo de los siglos y uno de los objetivos fundamentales de la medicina actual y futura.
Pero seamos sinceros. Aun cuando haya infinidad de proyectos científicos en busca de las claves de la vida eterna, no se puede decir que la inmortalidad sea una obsesión de la medicina moderna, sino, a lo sumo, una meta por alcanzar.

Vivir más y mejor
Vivir más y mejor

Es que en la mayoria de los casos, la vida de los seres humanos no se ha alargado más por la búsqueda de las causas de algo, sino disfrutando de las consecuencias.

¿Qué significa esto? Muy simple: si la expectativa de vida humana se ha extendido considerablemente en los últimos años, la razón no hay que buscarla en una mágica poción que retarda los efectos del envejecimiento, sino en la paulatina cura de una infinidad de enfermedades que hace casi más de un siglo cobraban millones de vidas, haciendo descender el promedio general de vida de la población del mundo.

A medida que los científicos fueron derrotándolas una a una, la duración de la vida se extendió por lógica consecuencia. En definitiva, no debemos esperar que de un día para el otro surja la mágica píldora de la inmortalidad.

Si de veras queremos extender nuestros años de vida -y no estamos hablando de durar sino de vivir-, el secreto está en otro lado: en una vida con ciertas pautas ¿Cuáles? No se apure, ya las ire describiendo a lo largo de este tema, en este blog.

Vivir más y mejor
moscas efímeras de 1 día – tortuga galápagos hasta los 150 o más años.

Entre la duración de las moscas efímeras (1 día) hasta los 150 o más años que alcanza la tortuga galápagos; el ser humano más viejo de que se tenga registro llegó a los 124 años.

Este es un caso extremo. Lo que se debe considerar es la denominada expectativa de vida. A inicios del siglo 20, un hombre podía esperar vivir 47 años; cinco décadas más tarde los norteamericanos subieron esta expectativa a 68.

Hoy hablamos de 70 años para el hombre y 77 para la mujer. Obviamente, más importante que cuanto vivimos es lo bien que lo hacemos. De lo que se trata, entonces, es de prolongar nuestra vida, pero sin los achaques de la vejez.

Por lo que vemos, la expectativa de vida está aumentando de una manera notable desde comienzos de siglo. Pero la promesa de una larga vida no es igual para todos. Nacer en un país desarrollado o en uno pobre marca la diferencia. Por ejemplo por el simple azar de nacer en Europa, una persona tiene por delante casi veinte años más de vida que un habitante de Africa.